El peligro de mezclar amoniaco y lejía en la limpieza

916 97 13 38
El peligro de mezclar amoniaco y lejía en la limpieza

Una de las primeras cosas que aprenden los empleados de cualquier empresa de limpieza de Humanes de Madrid es que el amoniaco y la lejía son dos de los productos más eficaces para lograr una limpieza perfecta. Cuando además de limpiar en profundidad se busca una desinfección absoluta, no hay nada como la lejía. Por otra parte, el amoniaco no tiene rival cuando se trata de eliminar la grasa. Así, por ejemplo, todas las superficies de la cocina, en donde la grasa que se desprende de los fogones se pega en todas las superficies y sobre ella va quedando adherido el polvo, se limpian en un santiamén con un poco de agua de amoniaco.

Conociendo el extraordinario poder limpiador de estos dos productos es posible que se te pueda pasar por la cabeza mezclar amoniaco y lejía para multiplicar su poder limpiador. Por eso, cuando entras a trabajar en una empresa de limpieza de Humanes de Madrid, una de las primeras recomendaciones que te hacen es que nunca, jamás, se te ocurra mezclar amoniaco y lejía. Cuando estos dos productos se mezclan, aunque sólo sean unas gotas, se produce una reacción química de la que sale un gas muy tóxico: el gas de cloro.

Sólo con aspirar levemente ese gas, puedes empezar a toser, a marearte, se te irritará la garganta, y te escocerán los ojos…  Este gas puede llegar a causar la muerte tras una exposición no demasiado prolongada. De hecho, el gas de cloro fue utilizado como arma química en la II Guerra Mundial.

Por eso, para limpiar las superficies, aunque estén muy sucias, nunca es buena idea mezclar diferentes productos de limpieza: Sus componentes podrían entrar en reacción y liberar gases tóxicos. Para las limpiezas especiales ponte en contacto con Limpiezas García Muros Servicios Integrales.

haz clic para copiar mailmail copiado